Desplegar tu esencia...

 

Transformación

Cuando una vivencia nos golpea con fuerza y llegamos a tomar conciencia de una nueva forma de ver las cosas, sin darnos cuenta es muy posible que ya se esté dando el tercer paso, la transformación personal. Aquel paciente que habiendo sufrido un infarto agudo se da cuenta que no es conveniente que siga fumando, y logra dejar el tabaco, a partir de ese momento empieza a cambiar, en algún nivel se ha transformado, ya no es el que era. La posibilidad de transformación no debería contemplarse como algo difícil, se trata de algo natural que puede acontecer fácilmente si antes hemos accedido a aprender de lo que nos sucede y hemos dejado que nos pudiera influenciar. Cuando admiramos a alguien por los cambios que ha podido realizar en su vida, deberíamos tener presente que con toda seguridad,  ha debido de experimentar mucho, realizando también tomas de conciencia muy importantes y profundas. En occidente  se nos ha enseñado a almacenar gran cantidad de información, quizás pensemos que eso ya es una garantía de cambio y realización personal; con el tiempo nos podemos ir dando cuenta que eso no nos transforma y que su utilidad sea permitirnos realizar con habilidad un trabajo. Aquí, cuando hablo de transformación me refiero a cambios en nuestro interior, cambios que nos hacen ser distintos, es lo que ya decía Pitágoras: "La verdadera educación no consiste en dar carrera para vivir, sino en templar el alma para las dificultades de la vida".

Atrás