Desplegar tu esencia...

 

De la mecánica newtoniana a la cuántica

La totalidadEn nuestros días la mayoría de estudiantes de bachillerato conocen las tres famosas leyes del movimiento de Newton. Desde que se publicaran en el 1687 han sido las responsables de la construcción de todo tipo de máquinas y de la construcción de todos nuestros medios de transporte. Desde el mecanismo de una polea hasta el movimiento de un avión a reacción, todo obedece a las leyes de movimiento establecidas por este gran científico.

Paralelamente a la aplicación de una ley física existe la correspondiente visión del mundo que la acompaña. En el caso de Newton se desarrolló el mecanicismo, modelo que da la mayor importancia a las partes que componen cualquier sistema. Conociendo la interacción que existe entre las diferentes partes en un momento dado ( interacción y posición de los planetas en un instante, ahora por ejemplo ), podemos conocer su posición y estado de movimiento en cualquier otro instante futuro ( al cabo de un año, por ejemplo ). Esta capacidad predictiva es la que dió tanto éxito a su teoría y es también la responsable que cuando tomamos un avión sepamos la hora en que tomaremos tierra de nuevo.

Esta forma de ver las cosas cambió con el desarrollo de una nueva teoría que también traía su correspondiente nueva visión de la realidad: la mecánicaLa totalidad cuántica. Para poder explicar los fenómenos del dominio del átomo, es decir, de la intimidad de la materia, ya no sirve la mecánica newtoniana, por esta razón se tuvo que buscar un nuevo marco conceptual o teórico. Su padre fue Max Planck, con la teoría de los cuantos (1900), al que siguieron otros prestigiosos científicos que también realizaron una importante contribución en su desarrollo: Bohr, Louis de Broglie, Schrödinger, Heisenberg y Max Born fueron de los más destacados. Entre todas estas contribuciones es importante destacar el principio de incertidumbre de Heisenberg, el cual establece que el observador influye en lo observado de forma inevitable, es decir, en el mismo proceso de medición se produce un cambio de estado de aquello que es obsevado o medido. Si lo aplicamos a situaciones cotidianas podemos llegar a decir que incluso cuando miramos a otra persona, incluso sin saberlo, la estamos influenciando y cambiando en alguno de sus aspectos.

La totalidadEste hecho nos está forzando a observar todo lo que acontece en el Universo como formando parte de una sola unidad. Nada se puede aislar del todo en el universo. Para Newton, en su forma de ver las cosas, las partes, las piezas del sistema son lo más importante, para la visión cuántica en cambio, el protagonista es el conjunto, el todo.

Si esto es así, entonces una nueva visión de la realidad y de nuestra forma de ver la vida puede emerger en nuestra consciencia: cada ser, cada animal, cada planta, como parte no puede separarse de algo que lo engloba y que le confiere precisamente su razón de ser. En este sentido cabe preguntarse hasta que punto hemos aprendido de estas conclusiones científicas. ¿No nos estaran diciendo que debemos abrirnos a esa otra percepción donde todo está interconectado? ¿Nuestros conflictos en cualquier nivel, no podrían ser vistos a través de una nueva luz, dando la primacía al todo ( Universo ) en lugar de a cualquiera de sus partes ( cada uno de nosotros, por ejemplo )?