Desplegar tu esencia...

 

Somos un holograma

La totalidadFue Gabor quien en el año 1948 descubrió la posibilidad de poder obtener imágenes tridimensionales de cualquier objeto utilizando luz coherente, luz láser. Todo el mundo ha visto alguna vez en su vida un holograma, pero lo que quizás no se conozca tanto es una de sus curiosas propiedades, la de que cada parte del holograma contiene la información de todo el objeto. Esto se puede verificar fácilmente si cogemos la placa donde se ve el holograma y la rompemos en tantos pedazos como queramos. Al coger uno de ellos, volveremos a ver otra vez todo el objeto, igual que sucedía con toda la placa completa.

Lo mismo sucede con nuestro cuerpo, en cada una de sus partes, en la oreja, en un pie, no importa cuál sea, encontramos la representación de la totalidad de nuestro organismo; así pues, somos también un holograma. Cada parte de nuestro organismo tiene la información de todo su conjunto, cada célula sabe o conoce al resto de los 60 billones de células restantes.

Si este principio lo extendemos a lo más grande, entonces también podemos decir que el Universo es un holograma y que cada uno de nosostros somos una pequeña parte de él. De ser así, la conclusión es que en nuestro interior tenemos del mismo modo todo lo que el Universo es, pudiéndonos complementar íntimamente con él porque así son las cosas.

El principio del holograma nos recuerda el principio esotérico de que arriba es igual que abajo o que el macrocosmos ( lo mas grande) y el microcosmos ( lo más pequeño ) son de hecho lo mismo.

El holograma es otra prueba más que sugiere que cada hombre és una representación del Universo, del Todo.

¿Tienen algo que ver nuestros problemas personales con el modo o la forma con que cada cual asume esta representación?